La nueva Ley de Vivienda de Baleares permite retener pisos vacíos a los grandes propietarios

Entre aplausos aprobó ayer el Parlament la Ley de la Vivienda con el apoyo del Govern, el parcial de Cs y la oposición del PP. Obtenía así luz verde la que para muchos es la propuesta estrella del Govern de Francina Armengol. Entre las medidas más significativas figura la obligación de los grandes propietarios, aquellos con más de 10 viviendas vacías en su haber, a cederlas al Govern cuando lleven dos años cerradas. La Administración abonará una cantidad a los dueños y decidirá su uso. El Govern culminaba así tres años después de haber empezado la legislatura una de sus leyes más esperadas y que pretende fomentar el acceso a la vivienda pública.

También se sometió a votación la polémica enmienda Nadal, que permite la ampliación de la academia del tenista Rafa Nadal para su uso turístico. Esta disposición fue aprobada con 37 votos a favor de PSIB, PP, Cs y El PI y contó con la oposición de los socios de gobierno de Francina Armengol.

La diputada del Partido Popular Sandra Fernández acusó al Govern de incluir esta medida que calificó de «intervencionista» y que la definición de grans tenidors «no se define» y que da pie a la «expropiación». «Tienen obsesión con las empresas, como si todas fuesen multinacionales. Muchos son pequeños y medianos empresarios que sienten que se criminaliza su patrimonio», señaló.

En la misma línea se pronunció el diputado de Ciudadanos Xavier Pericay, quien calificó de «inasumible» que el Govern «haga expropiaciones de viviendas». El líder de la formación naranja defendió que esta cesión se haga «de manera voluntaria». Pericay también achacó al Govern que hubiese «malbaratado tres años de VPO».

La polémica medida aparece en el artículo 4 del Título I y define a los grans tenidors como «las personas físicas o jurídicas que, por sí mismas, de manera directa o indirecta a través de la participación en otras sociedades o grupos de sociedades de las cuales tengan el control efectivo, dispongan de 10 o más viviendas en las Islas Balearesen régimen de propiedad, alquiler, usufructo o cualquier otro derecho que les faculte para ceder el uso de las mismas, y que tengan como actividad económica la promoción inmobiliaria, la intermediación, la gestión, la inversión, la compraventa, el alquiler o la financiación de viviendas».

Los propietarios de viviendas vacías tendrán la obligación de inscribirlas en un Oficina de Vivienda Desocupada (recogida en el artículo 30) bajo la amenaza de sanción si se incumple.

En el artículo 4 bis también se establece que esta «cesión» se hará a cambio de una «renta o canon» por parte del Govern que queda pendiente de regular. La ley define en su artículo 31 como vivienda desocupada aquella que lleve vacía más de dos años.

La enmienda Nadal

El Pacte deProgrés se dividió en torno a la enmienda Nadal, que se aprobó con 37 votos a favor de PSIB, PP, Cs y ELPI. El tío del tenista, el diputado popular Rafael Nadal, se ausentó de la votación.

Los socios de Govern de Armengol, Podemos, Més por Mallorca y Més por Menorca, criticaron duramente la medida que permite la ampliación del centro de alto rendimiento Rafa Nadal. Tras la aprobación de esta enmienda, el centro pasa a tener uso turístico y contraviene su uso deportivo originario.

La diputada del Grupo Mixto Xelo Huertas habló de una «Ley de Urbanismo a la carta de PP-PSOE» para referirse a esta medida. El diputado de Podemos Carlos Saura calificó la enmienda de «error» y «anomalía».

La Rafa Nadal Academy envío ayer un comunicado de prensa donde destacaba «que el efecto multiplicador que el centro ha generado es de más de dos veces sobre el importe de la inversión de 40 millones realizada hasta la fecha». También aseguró que habían invitado a todos los grupos parlamentarios a conocer el centro.

Fuente: El Mundo / Baleares